Erotismo

El erotismo es un enfoque estético en el deseo sexual, especialmente los sentimientos de anticipación a la actividad sexual. No es solo el estado de excitación y anticipación, sino también el intento a través de cualquier medio de representación de incitar esos sentimientos.

¿Qué es el erotismo?

El erotismo no es sexo; es la sexualidad transformada por la imaginación humana. Son los pensamientos, los sueños, la anticipación, los impulsos rebeldes e incluso los recuerdos dolorosos los que conforman nuestros vastos paisajes eróticos. Está energizado por toda nuestra experiencia humana, superpuesta con experiencias de contacto, juego o trauma de la primera infancia, que luego se convierten en piedras angulares de nuestra vida erótica. Sabemos que incluso las cosas que nos brindan el mayor placer pueden provenir de las fuentes más dolorosas. El erotismo no es cómodo y ordenado. Revela luchas internas, tensiones emocionales, una mezcla de emoción y ansiedad.

De donde viene el erotismo

La palabra «erotismo» se deriva del nombre del dios griego del amor, Eros. Se concibe como el amor sensual o el impulso sexual humano ( libido ). Los filósofos y teólogos distinguen tres tipos de amor: eros, philia y agape. De los tres, eros se considera el más egocéntrico y se centra en el cuidado de uno mismo.

El vuelco de la mitología por parte de la filosofía griega antigua define de muchas maneras nuestra comprensión del sentido estético elevado en el erotismo y la cuestión de la sexualidad. Después de todo, Eros era el dios primordial del deseo sexual desquiciado además del homoerotismo, que es el anhelo del deseo sexual del sexo opuesto. En el sistema platónico ordenado de formas ideales, Eros corresponde al anhelo del sujeto por la belleza ideal y la finalidad. Es la unificación armoniosa no solo entre cuerpos, sino entre conocimiento y placer. Eros toma una manifestación casi trascendente cuando el sujeto busca ir más allá de sí mismo y formar una comunión con el otro objetival. Esto corresponde a alcanzar orgasmos en el amor erótico. El filósofo francés Georges Bataille creía que el erotismo era un movimiento hacia los límites de nuestra propia subjetividad y humanidad, una transgresión que disuelve el mundo racional pero que siempre es transitoria.

Sin embargo, una objeción al eros y la representación erótica (pornografía) es que fomenta una relación sujeto / objeto en la que el objeto del deseo es una mera proyección de las necesidades del sujeto deseante. El amor como eros se considera más básico que philia (amistad) o ágape (amor abnegado). Pero el compromiso erótico individualiza y desindividualiza paradójicamente al que desea.

Algunos creen que definir el erotismo puede ser difícil ya que las percepciones de lo erótico fluctúan. Por ejemplo, una pintura de desnudos voluptuosos de Peter Paul Rubens podría haber sido considerada erótica o pornográfica cuando fue creada para un mecenas privado en el siglo XVII. De manera similar, en el Reino Unido y los Estados Unidos, la novela sexualmente explícita de DH Lawrence El amante de Lady Chatterley se consideró obscena e inadecuada para su publicación y circulación en muchas naciones treinta años después de su finalización en 1928 , pero ahora puede ser parte de los textos escolares literarios estándar en algunos países. áreas. En un contexto diferente, una escultura de un falo en África puede considerarse un símbolo tradicional de potencia, aunque no abiertamente erótico.

De que trata el erotismo

Se trata de ser receptivo, dispuesto, abierto y receptivo.

Estos son verbos muy importantes en el ámbito de lo erótico. No se trata de decir sí o no a todo; se trata de estar dispuesto a ser influenciado, receptivo, curioso. Cuando estamos cerrados por un período prolongado de tiempo, no nos sentimos abiertos ni receptivos. Queremos que otros nos hagan querer, pero eso no funciona tan bien, ¿recuerdas? Querer es algo que poseemos por completo. Nadie puede hacernos querer excepto nosotros mismos.

El deseo y la autoestima van de la mano. Para querer, necesitamos sentirnos merecedores, una idea que Susan Rubin Suleiman exploró en su libro «El cuerpo femenino en la cultura occidental». Lamentablemente, con demasiada frecuencia, cuando no nos sentimos atractivos, no podemos imaginar que alguien más nos vea con ojos diferentes a los que nos vemos a nosotros mismos. Y ciertamente no sentimos que merezcamos su toque sensual o el nuestro, para el caso. Esta es una de las formas en que habla el autorrechazo. Quiero animarnos a cambiar el guión: merezco tomarme un descanso. Merezco dejar de trabajar. Merezco acostarme. Merezco hacerme sentir bien.

En ese sano sentido de derecho, no producimos nada; no hay nada que medir. Es un interludio radiante, una decisión para notar aquello a lo que generalmente no prestamos atención, para abrirnos a recibir y responder.

Ampliando el reino de los sentidos

Cuando ampliamos el reino de los sentidos, invitamos al mundo a entrar. Me encanta hacer las siguientes preguntas a la gente. Responde por ti mismo:

  • ¿Cuál es tu temperatura de agua favorita?
  • ¿Cuál es tu temperatura favorita en general en el exterior?
  • ¿Cómo respondes al sol, al viento, al aire?
  • ¿Eres consciente de lo que toca tu piel, de lo que ronda a tu alrededor?
  • Cuando te lavas, ¿cuál es tu relación con el cuerpo que estás lavando?
  • ¿Disfrutas tocándote? Y no me refiero solo a los genitales, sino a agradarte y calmarte.
  • Cuando bebes café o té, ¿estás devorando o saboreando?
  • ¿Está consciente de sus experiencias de forma sensorial, sensual y física?
  • ¿Cuál es el sentido con el que más haces el amor?
  • ¿Qué sentido apenas percibes o utilizas?

Incorporar el erotismo en su plan de cuidado personal

El cuidado personal no se trata solo de máscaras faciales y atención plena, aunque también son geniales. Se trata de sintonizarnos con nuestros cuerpos y dejar que nos enseñen lo que nos gusta, lo que no nos gusta y lo que aún no sabemos sobre nosotros mismos. Hay tantas formas de incorporar el erotismo en nuestro plan de cuidado personal, desde la integración de diferentes tipos de contacto (energético, cariñoso, sexual y erótico) hasta la exploración de masajes, caricias, cosquillas y juegos pervertidos.

Para mí personalmente, bailar ha sido lo mío. Podemos llorar cuando pintamos, escuchamos música, leemos o escribimos, pero no podemos llorar cuando bailamos. El cuerpo no nos deja; no puede moverse mientras llora. Para otros, puede ser el autoconsuelo que proviene del automasaje, ese dar y recibir simultáneamente. Algunos de nosotros encontramos el erotismo en múltiples prácticas como el tantra y el yoga. Estar en nuestros cuerpos no se trata de rendimiento o resultados.

Se trata de volver a casa. Es una conexión placentera y sensual que nos recuerda que vale la pena vivir la vida incluso cuando estamos sufriendo o luchando. Si queremos poder conectarnos mejor con nuestro cuerpo, debemos invitarnos a explorar diferentes experiencias alrededor de nuestros sentidos y alrededor de nuestra sensualidad. Hacernos amigos de nuestros cuerpos y hacer las paces con ellos es el comienzo de una de las mejores relaciones que podemos tener: la relación con nosotros mismos.

Erotismo

Erotismo

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Significado.Online