Cane Corso o Mastín Italiano: Características principales

5/5 - (1 voto)
Contenidos

El Cane Corso, también conocido como Mastín Italiano, es una raza canina italiana de gran tamaño reconocida por ser un compañero leal y seguro de sí mismo. Los perros Cane Corso fueron utilizados como perros guardianes y tienen una larga historia que se remonta a la antigua Roma.

Un cachorro de Cane Corso se convertirá en un perro robusto y musculoso que generalmente mide entre 23 y 27 pulgadas de altura en la cruz y puede pesar entre 90 y 120 libras cuando esté completamente desarrollado.

Sin embargo, algunos cachorros criados a partir de perros particularmente grandes pueden convertirse en un "King Corso", superando las 130 libras. El temperamento del Cane Corso es atento, serio, dócil con sus dueños, pero cauteloso y seguro con los extraños.

Un perro Cane Corso impone presencia: tienen un tipo de cuerpo grande y musculoso que se asemeja al de otras razas de mastines.

Tienen una cabeza ancha, orejas caídas que pueden ser cortadas, y una cola cortada. Su pelaje corto viene en tonos de negro, gris, cervato o rojo y puede tener pequeñas manchas blancas presentes.

Cuidar adecuadamente a un perro Cane Corso requiere ejercicio regular y entrenamiento para canalizar su energía e inteligencia.

Un cachorro de Mastín Italiano necesita socialización temprana para garantizar que se convierta en un compañero bien ajustado. Esta raza se vincula fuertemente con su familia y puede mostrarse distante o suspicaz hacia los extraños a menos que sean presentados adecuadamente.

El temperamento del Mastín Italiano es dócil y cariñoso con su propia familia, especialmente con los niños. Esto los convierte en mascotas ideales para un hogar activo capaz de proporcionar un liderazgo adecuado.

Datos rápidos sobre el Cane Corso

  • Origen: Italia
  • Grupo de raza: Trabajador
  • Tamaño: 25-27.5 pulgadas de altura en la cruz y pesan de 90 a 120 libras; las hembras miden de 23.5 a 26 pulgadas de altura y pesan de 70 a 90 libras
  • Esperanza de vida: 10-12 años
  • Pelaje: Corto, denso y suave; viene en negro, atigrado, cervato o rojo
  • Temperamento: Inteligente, leal, protector, cariñoso, pero puede ser desconfiado con los extraños
  • Necesidades de ejercicio: Altas; necesita al menos 2 horas de ejercicio vigoroso al día
  • Entrenamiento: Necesita entrenamiento temprano y consistente; puede ser terco pero está deseoso de complacer
  • Aseo: Bajo mantenimiento; cepillar una vez a la semana
  • Salud: Propenso a displasia de cadera, displasia de codo y enfermedades cardíacas
  • El nombre Cane Corso significa "perro guardián" o "perro robusto" en italiano. Quizás debido a una pronunciación errónea del nombre de la raza o a su asociación con la nobleza, estos imponentes perros obtuvieron el apodo de King Corso.
  • Se utilizan como perros de terapia para ayudar a personas con una variedad de discapacidades, incluyendo autismo, síndrome de Down y trastorno de estrés postraumático.
  • Los perros Cane Corso han aparecido en varias películas y programas de televisión, incluyendo "Game of Thrones", "Atlanta", "Colombiana" y "The Borgias".

Tamaño del Cane Corso

El Corso es un perro grande y musculoso. Los machos miden de 25 a 27.5 pulgadas en la cruz; las hembras de 23.5 a 26 pulgadas. El peso es proporcional a la altura y típicamente oscila entre 90 y 120 libras.

Historia del Cane Corso

El Corso es uno de muchos perros tipo mastín. Este fue desarrollado en Italia y se dice que desciende de los perros de guerra romanos. Es de construcción más ligera que su primo, el Mastín Napolitano, y fue criado para cazar, proteger propiedades y ser un trabajador de granja completo.

Historia del Cane Corso
Historia del Cane Corso

Su trabajo incluía reunir cerdos o ganado y ayudar a conducirlos al mercado. La palabra "cane", por supuesto, es latina para perro y deriva de la palabra "canis".

La palabra "corso" puede provenir de "cohors", que significa guardaespaldas, o de "corsus", una antigua palabra italiana que significa robusto o resistente.

La raza declinó a medida que la agricultura se mecanizaba más y estuvo cerca de la extinción, pero a partir de la década de 1970 los aficionados a los perros trabajaron para reconstruir el Corso.

La Sociedad Amatori Cane Corso se formó en 1983, y la Federación Cinológica Internacional reconoció la raza en 1996. Un hombre llamado Michael Sottile importó la primera camada de Corsos a los Estados Unidos en 1988, seguida de una segunda camada en 1989.

La Asociación Internacional de Cane Corso se formó en 1993. Eventualmente, el club de la raza buscó el reconocimiento del American Kennel Club, que se concedió en 2010. La raza está ahora gobernada por la Asociación Cane Corso de América.

Adoptar o comprar un Cane Corso

Al considerar adoptar un Cane Corso adulto o cachorro, es recomendable priorizar la adopción en organizaciones de rescate o refugios. Sin embargo, si estás buscando cachorros de Cane Corso en venta, es crucial elegir un criador reputado.

Adoptar o comprar un Cane Corso
Adoptar o comprar un Cane Corso

Realiza una investigación exhaustiva para asegurarte de que el criador siga prácticas éticas y priorice el bienestar de sus perros.

Los criadores de Cane Corso de buena reputación priorizan la salud y el temperamento de sus perros, realizan los exámenes de salud necesarios y proporcionan un entorno nutritivo.

Este enfoque activo garantiza que traigas a casa un cachorro saludable y feliz, al mismo tiempo que desalienta prácticas de cría no éticas.

Personalidad del Cane Corso

La historia del Corso lo describe como un perro de "temperamento vigoroso, listo para enfrentar cualquier desafío". Ese tipo de temperamento puede ser una espada de doble filo.

Con un propietario seguro, consistente, que brinde un buen liderazgo y evite que el perro deambule, el Corso puede ser un excelente perro familiar que nunca muestra agresividad inapropiada, pero en manos equivocadas puede volverse agresivo y representar un peligro para el público.

El Corso ideal es dócil y cariñoso hacia su familia, incluidos los niños. Para llegar a ese punto se requiere socialización y entrenamiento desde una edad temprana.

Este perro no se llevará bien en un hogar con alguien que tenga miedo o no le gusten los perros, o que no pueda manejar un perro grande.

El Corso es altamente inteligente. Combine eso con su naturaleza mandona, y es fácil ver cómo podría llegar a dominar el hogar sin un liderazgo firme y límites.

Él te pondrá a prueba para ver hasta dónde puede llegar. Es importante hacerle saber desde el principio cuáles son las reglas y asegurarse de que todos los miembros de la familia también las comprendan.

Instituya una política de "nada en la vida es gratis" exigiéndole que realice un comando como "Sentado" o "Abajo" antes de recompensarlo con comida, golosinas o un juguete. Un liderazgo firme no significa golpear al perro, nunca.

Eso no solo envía el mensaje incorrecto, sino que también puede ser peligroso con un perro grande y poderoso.

El sensible Corso entiende el tono de voz y responde bien al elogio y las recompensas cuando ha hecho algo que te gusta, así como a las correcciones firmes y rápidas y la aplicación consistente de reglas cuando no te gusta lo que está haciendo.

Mantener la calma, ser tranquilo y seguro de sí mismo te llevará mucho más lejos con este perro que el alboroto enojado. La consistencia le permitirá relajarse y saber que estás a cargo. Ayuda al joven Corso a desarrollar confianza dejándolo pasar tiempo solo.

Esto puede ser al aire libre en un área confinada como un patio o perrera, o en su jaula mientras estás ocupado en casa y no puedes supervisarlo.

Estar solo durante diferentes períodos le enseña que está bien por sí mismo y que siempre regresas. Como todos los perros, el Corso necesita socialización temprana: exposición a muchas personas diferentes, vistas, sonidos y experiencias, idealmente antes de los cuatro meses de edad.

La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro de Corso crezca siendo un perro equilibrado, sin miedo a extraños, niños, otros animales o a quedarse solo cuando sea necesario.

Sin mucha experiencia del mundo, puede volverse fácilmente temeroso o agresivo. Cuanto más lo socialices, mejor podrá determinar qué comportamientos son normales y qué acciones requieren que responda de manera protectora.

Según el estándar de la raza italiana, el Corso debe ser indiferente cuando se le acerquen y solo debe reaccionar cuando haya una amenaza real presente.

El Corso es una raza de trabajo y se requiere que funcione bajo altos niveles de estrés. Un Corso que no pueda mantener su temperamento dictado bajo situaciones estresantes es uno con un temperamento incorrecto para la raza.

Niños y Otras Mascotas con el Cane Corso

Cuando se le cría, entrena y socializa adecuadamente, el Corso puede ser cariñoso y protector con los niños.

Sin embargo, es importante que tanto los cachorros como los perros adultos no tengan ninguna oportunidad de perseguir a los niños y que los niños eviten hacer sonidos agudos en su presencia.

Correr y gritar pueden hacer que el Corso asocie a los niños con presas.

Mantenlo confinado cuando los niños estén corriendo al aire libre y haciendo mucho ruido, especialmente si tus hijos tienen amigos.

El Corso puede pensar que es necesario intervenir y proteger a "sus" niños, y eso es poco probable que termine bien. Juegos de buscar o —para niños pequeños— ayudar a sostener la correa son buenas formas para que los niños interactúen con un cachorro o adulto Cane Corso.

Como con todas las razas, siempre debes enseñar a los niños cómo acercarse y tocar a los perros, y siempre supervisar cualquier interacción entre perros y niños pequeños para prevenir mordidas o tirar de las orejas o cola por parte de cualquiera de las partes.

Enséñale a tu hijo nunca acercarse a ningún perro mientras come o duerme, o intentar quitarle la comida al perro.

Ningún perro, por más cariñoso que sea, nunca debe dejarse solo con un niño. El Corso puede llevarse bien con otros perros o gatos si se cría con ellos, pero probablemente verá a animales extraños como presas y hará lo posible por matarlos.

Es esencial poder proteger a las mascotas de los vecinos de él. Este es otro caso en el que la socialización es imprescindible.

Tu Cane Corso debería aprender desde una edad temprana a mantener la calma en presencia de otros perros. Si decides tener un segundo perro, ya sea otro Cane Corso o una raza diferente, es mejor elegir uno del sexo opuesto.

Salud del Cane Corso

Los Corsos son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Corsos desarrollarán estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si estás considerando esta raza.

Los Cane Corsos son generalmente perros sanos, pero pueden ser propensos a algunos problemas de salud, como:

  • Displasia de cadera: Esta es una condición en la que la articulación de la cadera no encaja correctamente, lo que puede provocar dolor y artritis.
  • Displasia de codo: Esta es una condición similar a la displasia de cadera, pero afecta la articulación del codo.
  • Enfermedad cardíaca: Los Cane Corsos tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas que algunas otras razas.
  • Torsión gástrica: Esta es una condición potencialmente mortal que ocurre cuando el estómago se retuerce sobre sí mismo.
  • Problemas oculares: Los Cane Corsos son propensos a una serie de problemas oculares, como entropión, ectropión y ojo de cereza.
  • Alergias: Los Cane Corsos pueden desarrollar alergias a los alimentos, alérgenos ambientales o ambos.
  • Cáncer: Los Cane Corsos tienen más probabilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer que algunas otras razas.

Es importante llevar a tu Cane Corso al veterinario para chequeos regulares para que cualquier problema de salud pueda ser identificado y tratado temprano.

También debes estar al tanto de los signos de los problemas de salud más comunes en los Cane Corsos para poder buscar atención veterinaria de inmediato si es necesario.

Aquí hay algunos consejos para mantener a tu Cane Corso saludable:

  • Alimenta a tu Cane Corso con una dieta de alta calidad que sea apropiada para su edad y nivel de actividad.
  • Asegúrate de que tu Cane Corso haga mucho ejercicio.
  • Lleva a tu Cane Corso al veterinario para chequeos regulares.
  • Estate al tanto de los signos de los problemas de salud más comunes en los Cane Corsos.
  • Si notas algún cambio en el comportamiento o la apariencia de tu Cane Corso, llévalo al veterinario de inmediato.

Espera que los criadores tengan certificados de salud actualizados que certifiquen que los padres de un cachorro están libres de enfermedades oculares y displasia de cadera.

Cuidado del Cane Corso

Esta raza de trabajo necesita mucha actividad física para mantenerse en forma. Planifica llevarlo a dar un paseo enérgico o correr al menos una milla, mañana y tarde, todos los días.

Si te gusta andar en bicicleta, consigue un accesorio que le permita correr junto a ti. Sé suave con los cachorros.

Su sistema musculoesquelético no está completamente desarrollado hasta que tienen alrededor de 18 meses, así que aunque necesiten más paseos para quemar su energía de cachorro, esos paseos deben ser más cortos y lentos. Para estimulación mental, dale a este perro un trabajo.

Un buen empleo para un Corso incluye el pastoreo de ganado (el tuyo o el de un entrenador), aprender trucos, practicar habilidades de obediencia o participar en deportes caninos.

Dedica al menos 20 minutos al día a este tipo de actividades. Está bien dividirlo: por ejemplo, 10 minutos por la mañana y 10 minutos por la noche.

Nunca permitas que un Corso corra suelto. Una cerca sólida y segura es imprescindible. Una cerca electrónica no evitará que salga de tu propiedad si así lo desea, y no protegerá al perro o gato de tu vecino si entra en tu patio.

Por último, prepárate para la cantidad de cuidados y grandes facturas que pueden acompañar a la propiedad de un perro grande.

Hay más excrementos que recoger, y los gastos esenciales como la cirugía de esterilización/castración son más caros para los perros grandes que para los pequeños.

Si tu Corso necesita cirugía por cualquier otra razón, el costo de la anestesia será alto porque necesita más que un perro pequeño, así como cantidades más grandes de medicación para el dolor después de la cirugía.

Por último, están los costos de la clase de entrenamiento, las tarifas de inscripción para los deportes caninos y el cuidado de mascotas o la internación cuando estás fuera de casa.

Ten en cuenta todos estos gastos antes de adquirir un Corso porque los enfrentarás durante 10 a 12 años.

Alimentación del Cane Corso

Cantidad diaria recomendada: Si estás alimentando con un alimento seco de alta calidad, tu Corso probablemente comerá de 4 a 5 tazas al día.

Nota: Cuánto come tu perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi va sin decir que un perro altamente activo necesitará más que un perro sedentario.

La calidad del alimento para perros que compres también hace la diferencia; cuanto mejor sea el alimento para perros, más le irá a tu perro para nutrirlo y menos necesitarás poner en su plato.

Mantén a tu Corso en buena forma midiendo su comida y dándole de comer dos veces al día en lugar de dejar la comida siempre disponible. Si no estás seguro si está sobrepeso, hazle el test visual y el test práctico.

Primero, míralo desde arriba. Deberías poder ver una cintura. Luego, pon tus manos en su espalda, con los pulgares a lo largo de la columna vertebral y los dedos extendidos hacia abajo.

Deberías poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Para más información sobre cómo alimentar a tu Corso, consulta nuestras guías para comprar el alimento adecuado, alimentar a tu cachorro y alimentar a tu perro adulto.

Color del Pelaje y Aseo del Cane Corso

El Corso tiene un pelaje corto y rígido con una capa inferior ligera. Puede ser negro, gris, rojo o cervato y puede tener o no un patrón atigrado. El pelaje se desprende intensamente dos veces al año, así que ten a mano una buena aspiradora para recoger los pelos.

Si planeas bañar a tu Corso regularmente, acostúmbralo a la experiencia desde una edad temprana. Báñalo semanalmente cuando es joven, enseñándole el comando "Baño", para que aprenda a esperarlo y aceptarlo.

Dale mucho elogio y recompensas para hacerlo más agradable. Cepilla los dientes de tu Cane Corso al menos dos o tres veces a la semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden dentro de él.

El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir la enfermedad de las encías y el mal aliento. Para evitar desgarros dolorosos y otros problemas, recorta sus uñas una o dos veces al mes si tu perro no las desgasta naturalmente. Si puedes escucharlas chocar contra el suelo, están demasiado largas.

Las uñas de los perros tienen vasos sanguíneos en ellas, y si cortas demasiado puedes causar sangrado, y tu perro puede no cooperar la próxima vez que vea las tijeras de uñas.

Por lo tanto, si no tienes experiencia en recortar uñas de perros, pide consejo a un veterinario o peluquero. Revisa las orejas semanalmente en busca de enrojecimiento u mal olor, lo que puede indicar una infección.

Al revisar las orejas de tu perro, límpialas con una bola de algodón humedecida con un limpiador de oídos suave y equilibrado en pH para ayudar a prevenir infecciones. No insertes nada en el canal auditivo; solo limpia el oído externo.

Acostumbra a tu Corso a ser cepillado y examinado cuando es un cachorro. Manipula sus patas con frecuencia, ya que a los perros les molesta que les toquen las patas, y mira dentro de su boca. Haz del aseo una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para exámenes veterinarios fáciles y otros manejos cuando sea adulto.

Mientras lo cepillas, revisa si hay llagas, erupciones cutáneas o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en la nariz, boca y ojos, y en las patas. Los ojos deben estar claros, sin enrojecimiento ni secreción.

Tu examen semanal cuidadoso te ayudará a detectar problemas de salud potenciales temprano.


Reeferencias

Sobre el autor

Avatar
Dafne Planas Menendez
Soy una profesional altamente capacitada en el campo de la comunicación y la información. Me gradué en Periodismo de la prestigiosa Universidad Carlos III de Madrid, donde adquirí una sólida formación en investigación, redacción y producción de contenido para diversos medios. Además, complementé mis conocimientos con una Diplomatura en Historia de la Universidad Complutense de Madrid, lo que me brindó una comprensión profunda de la cultura y la sociedad en diferentes épocas y contextos.

Autor

Mira que interesantePerro
Significado de Animal


Otros contenidos que pueden ser de tu interés a Cane Corso o Mastín Italiano: Características principales los puedes visitar la categoría Animales.

Significados Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *