Las Diez Plagas de Egipto, descubrimos el enigma

5/5 - (3 votos)
Contenidos

Las Diez Plagas de Egipto se encuentran en los capítulos 7-12 del Libro del Éxodo. La historia narra los desastres naturales enviados por el Dios de Israel para convencer al faraón de dejar salir a los esclavos hebreos de Egipto.

El propósito narrativo de las plagas era demostrar que el Dios de Israel era más poderoso que los sacerdotes y dioses de la religión egipcia.

De niños, muchos de nosotros habremos leído cómo el pueblo hebreo que vivía en Egipto sufría bajo el cruel dominio del faraón.

Moisés pidió al faraón que les permitiera regresar a sus tierras en Canaán, pero él se negó. Como consecuencia, diez plagas fueron infligidas a los egipcios en una demostración divina de poder y descontento diseñada para persuadir al faraón de revertir su decisión.

Pero ¿fueron las de las Diez Plagas de Egipto eventos históricos o, como sugieren algunos historiadores, simplemente relatos transmitidos de varios desastres naturales?

Plagas Biblicas en Egipto
Plagas Biblicas en Egipto

Algunos estudiosos conceden que, desde un punto de vista histórico, las primeras nueve plagas se asemejan a eventos naturales y mientras algunas están desconectadas, otras parecen formar parte de una reacción en cadena con patrones establecidos y una sucesión rápida.

Los egipcios eran conocidos por registrar cada evento, ya fuera temporal o religioso, pero hay pocas referencias a las Diez Plagas de Egipto en la literatura egipcia antigua.

Sin embargo, si las plagas involucraban a pueblos y al campo alrededor de Goshén, es posible que no se hubieran referido a la corte real para su inserción en las crónicas oficiales.

Historia de las Diez Plagas de Egipto y quién fue el faraón tiránico es objeto de debate

El historiador griego Heródoto situó las fechas de las Diez Plagas de Egipto alrededor del 1570-1550 a.C., cuando Egipto estaba bajo el dominio de los hicsos (una tribu asiática), pero no había un faraón, hasta que Ahmose I (1550-1525 a.C.) lideró una rebelión y derrocó a los invasores.

Durante este tiempo, tormentas de lluvia apocalípticas devastaron gran parte de Egipto, y fueron descritas en el Estela de la Tempestad de Ahmose I.

Esta plaga, aunque pequeña en tamaño, representó una gran afrenta a la higiene y el bienestar de la población.

Estas tormentas han sido atribuidas a cambios climáticos a corto plazo causados por la erupción volcánica de Thera en la isla de Santorini alrededor del 1630 a.C. (aunque también se ha sugerido que la referencia a la tormenta es simplemente una metáfora del caos causado durante la guerra).

Plagas en el libro del Éxodo
Plagas en el libro del Éxodo

Trevisanato (en su libro de 2005 "Las Plagas de Egipto: Arqueología, Historia y Ciencia Observan la Biblia"), sugirió que esta erupción también fue el evento desencadenante de las Diez Plagas de Egipto.

Hay indicios de que los efectos ambientales de esta erupción se sintieron en todo el mundo; algunos estudiosos también han relacionado esta erupción con la leyenda de Atlantis.

Trevisanato cree que la ceniza volcánica contaminó el Nilo, haciéndolo ácido, y los sedimentos encontrados en el fondo de los lagos a lo largo del Delta del Nilo parecen sugerir que hubo un depósito de cenizas volcánicas en algún momento durante la Edad de Bronce Media, lo que estaría en línea con la erupción en la isla volcánica griega.

En un antiguo Egipto preindustrial, los sulfatos de una gran caída volcánica proporcionarían la explicación científica más simple y plausible para esta contaminación.

Un Nilo rojo y ácido habría matado a los peces, habría impedido que la gente bebiera del río y, según registros contemporáneos, habría causado quemaduras que luego se infectaron con "larvas".

Las 10 plagas en el libro del Éxodo

Ahora te explicaremos cada una de las Diez Plagas de Egipto, toma nota:

Sangre

Esta plaga representó un golpe directo al corazón de la vida egipcia, ya que el Nilo era una fuente vital de agua y sustento.

La transformación del agua en sangre no solo afectó la disponibilidad de agua potable, sino que también resultó en la muerte masiva de peces, causando un gran impacto en la economía y la alimentación de Egipto.

Ranas

Las ranas, aunque comunes en ciertos entornos, se convirtieron en una plaga incontrolable que invadió cada rincón de la vida diaria de los egipcios.

Su proliferación excesiva contaminó los hogares y las reservas de alimentos, provocando una situación de insalubridad y malestar generalizado.

Piojos

Los piojos, una plaga de insectos minúsculos pero altamente irritantes, aparecieron repentinamente y se extendieron por todo el país, causando picazón, irritación e incomodidad en la piel de humanos y animales.

Animales salvajes

La invasión de animales salvajes, como leones, leopardos o lobos, representó una amenaza directa para la vida y la propiedad de los egipcios.

Estas bestias depredadoras causaron estragos en los rebaños, destruyeron cultivos y sembraron el terror entre la población, exacerbando aún más la situación de caos y desesperación.

Pestilencia

Esta plaga, que afectó principalmente al ganado y los animales domésticos, provocó una pérdida masiva de recursos vitales para la economía agraria de Egipto.

La muerte generalizada de animales representó no solo una tragedia económica, sino también un golpe a la estabilidad social y el bienestar de la población.

Úlceras

Las úlceras, caracterizadas por lesiones dolorosas y supurantes en la piel, afectaron tanto a los seres humanos como a los animales.

Esta aflicción, además de causar sufrimiento físico, también contribuyó a la propagación de enfermedades y la descomposición de la salud pública en Egipto.

Granizo de fuego

El granizo, una fuerza natural destructiva por sí sola, se convirtió en un cataclismo aún mayor al mezclarse con el fuego.

Esta combinación de granizo ardiente devastó cosechas, destruyó estructuras y provocó un daño irreparable a la infraestructura agrícola y urbana de Egipto.

Langostas

Las langostas, voraces devoradoras de vegetación, arrasaron con todo a su paso, dejando tras de sí una estela de destrucción y hambruna.

Su capacidad para consumir grandes cantidades de cultivos en poco tiempo las convirtió en una plaga especialmente temida y destructiva.

Oscuridad

La oscuridad que cubrió la tierra de Egipto fue más que un fenómeno físico; representó un símbolo de desesperación y desesperanza.

Esta completa falta de luz no solo obstaculizó la vida cotidiana y la movilidad, sino que también generó un profundo temor y desconcierto en la población.

Muerte de los primogénitos

Esta plaga, la más devastadora de todas, llevó la tragedia directamente a los hogares egipcios al cobrarse la vida de los primogénitos.

La muerte de los hijos primogénitos, así como del ganado, representó un golpe final y catastrófico para el pueblo egipcio, que enfrentó la pérdida y el duelo en todas las capas de la sociedad.

Las plagas continúan

La falta de ranas en el río habría permitido que las poblaciones de insectos, normalmente controladas por las ranas, aumentaran masivamente.

Los cadáveres en descomposición de peces y ranas habrían atraído significativamente más insectos a las áreas cercanas al Nilo.

Si fuera así, una infestación con ciertos insectos podría haber preparado el escenario para las plagas posteriores.

Los científicos han teorizado que la enfermedad que mató a las bestias del campo para los egipcios en plagas posteriores podría haber sido la Lengua Azul o la Peste Equina Africana (PEA), ambas son Orbivirus, de la familia Reoviridae, y ambas pueden ser transmitidas por insectos de la especie Culicoides. Marr y Malloy argumentaron que la cuarta plaga representa un enjambre de moscas, como la mosca estable (Stomoxys calcitrans).

Historia de las Diez Plagas de Egipto
Historia de las Diez Plagas de Egipto

Estudios han demostrado que el ganado fuertemente infestado con moscas estables puede volverse anémico y tener menores rendimientos de leche. La mosca estable también pica a los humanos y podría haber causado las úlceras que ocurrieron como parte de la sexta plaga.

En muchas partes del mundo, la especie es portadora de parásitos tripanosómidos, incluidos Trypanosoma evansi y Trypanosoma brucei.

También habría habido un aumento en la mosca doméstica común (Musca domestica), que pertenece a un grupo de moscas a menudo llamadas "moscas de la suciedad".

La mosca doméstica ha existido desde el origen de la vida humana, está bien adaptada a la vida en habitaciones humanas y actúa como un vector potencial de enfermedades.

Un estudio reciente encontró que más de 100 patógenos, incluyendo bacterias como E. coli y S. aureus, virus, hongos y parásitos, han sido asociados con este insecto prolífico, por lo que no es sorprendente que las personas hayan estado sufriendo de enfermedades aumentadas.

¿Podrían las úlceras haber sido causadas por S. aureus?

La quinta plaga, que acabó con el ganado egipcio, tiene similitudes con la peste bovina, miembro del género Morbillivirus, de la familia Paramyxoviridae.

Esto causa fiebre alta, diarrea y úlceras en la boca y la nariz. La peste bovina se propaga entre los animales por contacto directo y posiblemente por aerosoles a distancias limitadas.

El virus puede ser transmitido a través de secreciones de los ojos, la nariz o la boca, y las heces, la orina, la sangre, la leche o los fluidos reproductivos de animales infectados.

Luego, alrededor del 1600 a.C., la pluma de otra erupción de Santorini podría haber sido responsable de la séptima, octava y novena plagas: el granizo de fuego, las langostas y los días de oscuridad.

Según el arqueólogo Charles Pellegrino, las erupciones de Santorini habrían sido comparables con la erupción del Monte St. Helens en 1980 y esta pluma volcánica, junto con tormentas de polvo de alta velocidad, podría haber caído en Egipto, convirtiendo así los días en noches y causando anomalías climáticas con precipitaciones aumentadas y mayor humedad.

Es posible que cuando la ceniza volcánica se mezcló con tormentas eléctricas sobre Egipto, condujera a dramáticas tormentas de granizo.

Esto podría haber creado las condiciones que provocaron que la infame langosta del desierto (Schistocerca gregaria) cambiara de la forma solitaria a la más gregaria, no solo son más sociables, también cambian de apariencia, volviéndose más fuertes, más oscuras y más móviles.

Pueden enjambrar sobre largas distancias y, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, cuando tienen hambre, una horda de langostas de una tonelada puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que 2,500 humanos. Una tal plaga devoraría todas las plantas restantes que el granizo no destruyó.

Los arqueólogos siempre han creído que la última plaga, la muerte de los primogénitos varones, fue causada por trigo infectado con un hongo.

Pero esto parece improbable, ya que también murieron bebés y probablemente no estarían comiendo granos. Además, ¿por qué algunos niños fueron perdonados?

Hay un precedente histórico similar donde el hongo del cornezuelo (Claviceps purpurea) infectó el grano de centeno, y se cree que precipitó los juicios de brujas de Salem en el invierno de 1692, donde puede haber sido la causa de las alucinaciones, los trances, las convulsiones y los comportamientos violentos que fueron los supuestos signos de ser una bruja.

Aunque el cornezuelo no causó la muerte en los colonos, no está claro por qué afectó a algunas personas y no a otras. Un hongo similar podría haber infectado el grano egipcio.


Bibliografía

Sobre el autor

Jacinto Ismael Espejo Pereira
Jacinto Ismael Espejo Pereira
Soy un apasionado de la historia y un experto en mi campo.

Me gradué con una licenciatura en Historia en 2001 de la Universidad de Los Andes, donde desarrollé una solida comprensión de los acontecimientos y las tendencias históricas que han moldeado el mundo en el que vivimos.

Además, amplié mis conocimientos con un magíster scientiae en Lingüística obtenido en 2003, lo que me brindó una perspectiva única y profunda en el estudio de las lenguas y la comunicación humana.

Autores


Otros contenidos que pueden ser de tu interés a Las Diez Plagas de Egipto, descubrimos el enigma los puedes visitar la categoría Misterio.

Significados Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *