Significado de Alcohol

El alcohol (etanol o alcohol etílico) es el ingrediente que se encuentra en la cerveza, el vino y las bebidas espirituales y causa la embriaguez. El alcohol también es es una droga que puede ser tóxica y adictiva.

¿Qué es el alcohol?

Históricamente, el alcohol se ha utilizado en asociación con actividades sociales, incluidos rituales religiosos y no religiosos, como componente dietético y como agente medicinal. El consumo de alcohol en varias culturas es anterior a la historia escrita. Aunque alguna vez se utilizó con fines terapéuticos, ya no se recomienda como terapéutico debido a su capacidad para producir intoxicación. La capacidad del alcohol ingerido de pasar del intestino al torrente sanguíneo y al cerebro donde produce los efectos intoxicantes se debe a su estructura química y solubilidad en agua.

Significado de Alcohol

Significado de Alcohol

Hay muchos tipos diferentes de bebidas alcohólicas elaboradas a partir de cereales, frutas o verduras fermentadas o destiladas. Estas bebidas están disponibles en nuestras licorerías locales como cervezas, que generalmente contienen 5% de alcohol, vinos con 12% y licores con 40%.

¿Por qué bebemos alcohol?

Los seres humanos han estado consumiendo alcohol por todo tipo de razones durante al menos 10.000 años. Para algunos, el alcohol ha servido como fuente de nutrientes y como herramienta medicinal para aliviar el dolor. Para otros, se ha utilizado para marcar ritos de iniciación y para celebrar ocasiones especiales o éxitos. El alcohol también ha sido un fuerte catalizador para mejorar el disfrute de la vida cotidiana. Pero al igual que otras drogas, el alcohol también puede ser perjudicial.

Si bien celebrar con una copa de champán puede acentuar momentos significativos en la vida de nuestros seres queridos, demasiados vasos pueden convertir una reunión feliz en una situación de ira y potencialmente violenta. Relajarse después del trabajo con una botella de cerveza puede ser una forma gratificante de disfrutar nuestro tiempo libre. Pero cuando una botella se convierte en un estuche, aumentamos la probabilidad de tomar decisiones inseguras, como conducir en estado de ebriedad. Y aunque una copa de vino puede ayudar a aliviar el estrés, continuar consumiendo alcohol como medio de alivio puede afectar nuestra salud y nuestras relaciones.

Estructura química del alcohol

Los alcoholes son moléculas orgánicas ensambladas a partir de átomos de carbono (C), oxígeno (O) e hidrógeno (H). Cuando hay 2 carbonos, el alcohol se llama etanol (también conocido como alcohol etílico). El etanol es la forma de alcohol que contienen las bebidas, como la cerveza, el vino y el licor.

La composición química del etanol se puede representar como 1) fórmula molecular o como 2) fórmula estructural. La fórmula molecular del etanol es C2H6O, lo que indica que el etanol contiene dos carbonos y un oxígeno. Sin embargo, la fórmula estructural del etanol, C2H5OH, proporciona un poco más de detalle e indica que hay un grupo hidroxilo (-OH) al final de la cadena de 2 carbonos (Figura 1.1). El grupo -OH es característico de todos los alcoholes.

¿Qué pasa cuando bebemos alcohol?

Cuando bebemos, el alcohol se absorbe en nuestro torrente sanguíneo a través del estómago y el intestino delgado. Luego viaja a través del cuerpo hasta el cerebro. Allí, ralentiza la actividad entre las células nerviosas en la «vía del placer» del cerebro. Esto generalmente nos hace sentir más relajados. Sin embargo, una cantidad moderada de alcohol también puede hacernos sentir con energía.

En pequeñas cantidades, el alcohol puede hacernos sentir más sociables y comunicativos. En cantidades mayores, esto puede continuar, pero a medida que desaparecen nuestras inhibiciones, también desaparece nuestro equilibrio, visión, coordinación y capacidad para tomar decisiones importantes. Es importante señalar que el alcohol tiene diferentes efectos en diferentes personas. No es solo una cuestión de cuántas bebidas consumimos. Nuestro contenido de alcohol en sangre (BAC) también se ve afectado por nuestro tamaño y género. Otros factores que pueden influir en cómo nos afectará el alcohol incluyen nuestra

  • experiencias pasadas con el alcohol,
  • personalidad y emociones, y
  • estado de ánimo actual y entorno.

Efectos en la salud

A veces, cuando hablamos de alcohol y salud, olvidamos que puede haber beneficios. Por ejemplo, una o dos bebidas pueden aumentar temporalmente nuestra confianza en nosotros mismos o reducir la ansiedad y hacer que socializar sea más fácil y placentero. Sin embargo, unas copas más pueden llevarnos a correr riesgos innecesarios como tener relaciones sexuales sin protección. Estar demasiado intoxicado también puede dejarnos menos en control de nuestro propio cuerpo y comportamiento, lo que lleva a acciones vergonzosas de las que podemos arrepentirnos más tarde o ni siquiera recordar debido a cómo el alcohol puede «oscurecer» nuestra capacidad de recordar lo que sucedió. Tanto para hombres como para mujeres, y en particular para aquellos que beben más de los límites semanales recomendados, el alcohol puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y varios tipos de cáncer. Algunas investigaciones sugieren que incluso pequeñas cantidades de alcohol pueden provocar cáncer en las mujeres.

Con el tiempo, beber grandes cantidades también puede causar cirrosis, donde el hígado deja de funcionar correctamente. El consumo excesivo de alcohol por parte de las mujeres puede provocar problemas de fertilidad y beber alcohol durante el embarazo puede dañar al feto.

Envenenamiento por alcohol

Si bebemos demasiado en poco tiempo, podemos desarrollar intoxicación por alcohol, que afecta nuestra respiración, frecuencia cardíaca y reflejo nauseoso, y en el peor de los casos puede llevar al coma e incluso la muerte.

Si alguien que conoce muestra signos de intoxicación por alcohol, llame al 911 de inmediato. Permanezca con la persona. Si puede ayudar más, trate de despertar a la persona que se ha desmayado. Si no recupera el conocimiento, gírelo de costado a la posición de recuperación para que no se ahogue si vomita. Esto es especialmente importante si la piel de la persona está pálida, azul o fría, o si su respiración es irregular o demasiado lenta o superficial (menos de 8 respiraciones por minuto o más de 10 segundos entre respiraciones).

Un consejo útil para prevenir la intoxicación por alcohol es mantener el ritmo. Evite tomar más de dos tragos en tres horas y coma alimentos, especialmente aquellos con alto contenido de proteínas, mientras bebe para disminuir la absorción de alcohol.

¿Cuándo es un problema beber?

Beber alcohol es un problema cuando afecta negativamente nuestra vida o la vida de los demás. Mucha gente imagina que esto se refiere a personas que consumen alcohol «todo el día todos los días», pero incluso pequeñas cantidades de alcohol a veces pueden causarnos problemas con las relaciones, el dinero o la ley. Incluso las personas que normalmente beben de forma responsable pueden beber demasiado y tomar malas decisiones.

Lo que es importante reconocer es que el problema de los «problemas con la bebida» no es necesariamente el alcohol en sí, sino las consecuencias adversas de los patrones dañinos de bebida.

Una consecuencia que puede desarrollarse es la tolerancia. Esto sucede cuando se necesita cada vez más alcohol para experimentar los mismos efectos físicos. Si bebemos con regularidad, podemos desarrollar otro tipo de problema: la dependencia. Esto significa que necesitamos alcohol para afrontar la vida diaria.

Las razones por las que las personas consumen alcohol influyen en su riesgo de desarrollar problemas. Por ejemplo, si una persona usa alcohol para divertirse, solo puede seguir un uso social ocasional. Pero cuando una persona bebe para hacer frente a un problema a largo plazo, como el estrés crónico, puede seguir un uso más prolongado e intenso.

Las personas que desarrollan una dependencia del alcohol pueden sentirse ansiosas o experimentar signos de abstinencia (dolores de cabeza, náuseas y «temblores») dentro de las 8 a 12 horas posteriores a su última bebida. La abstinencia severa de alcohol puede ser peligrosa y puede requerir asistencia médica.

El consumo de alcohol por parte de los jóvenes es riesgoso, especialmente si el joven bebe con regularidad o se emborracha. El alcohol puede interferir con el desarrollo del cerebro y con el desarrollo de relaciones normales con los compañeros. El uso regular temprano se asocia con una amplia gama de problemas más adelante en la vida.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Significado.Online