Corrupción

Definimos la corrupción como el abuso del poder encomendado para beneficio privado. La corrupción erosiona la confianza, debilita la democracia, obstaculiza el desarrollo económico y agrava aún más la desigualdad, la pobreza, la división social y la crisis ambiental.

Exponer la corrupción y responsabilizar a los corruptos solo puede suceder si entendemos cómo funciona la corrupción y los sistemas que la habilitan.

Características de la corrupción

La discusión sobre la corrupción es extremadamente difícil, ya que es un fenómeno oculto en nuestras sociedades. Ambas partes, a cambio de poder por privilegios, quieren mantener en secreto su transacción. Eso hace que sea muy difícil establecer cuán amplia y profunda penetró la corrupción en nuestra economía y vida social. Además, lo que para algunos no es más que ‘un giro amistoso’ es para otros ‘mala conducta’. Lo que en un lugar puede ser cordialidad es inaceptable en otros lugares. El comportamiento normal a una hora determinada del día puede resultar inaceptable a otra hora.

Significado de Corrupción

Significado de Corrupción

Echemos un vistazo a algunas de las características.

Destinatarios y pagadores

La corrupción es el abuso del poder confiado y la autoridad elegida con fines de lucro privado.

Se escuchan quejas en todo el mundo sobre políticos y funcionarios públicos que aceptan sobornos y se enriquecen en privado a expensas del ciudadano común. Esto puede ser a cargo del empleado y del empleador; consumidor y productor; inquilino e inquilino; el que solicita un permiso para hacer algo, o pide exención de la obligación de pagar o entregar un producto o servicio. Todos esos casos pueden considerarse abuso de poder y autoridad en beneficio propio.

Quienes se quejan olvidan que necesariamente también debe haber pagadores que se beneficien de ese abuso de poder y autoridad. La otra cara de la moneda muestra a los pagadores asumiendo que su ‘regalo’ a un político o un funcionario público, a cambio, puede brindar un trato o entrega preferencial rentable.

Tenga en cuenta que reiteradamente se destaca el comportamiento de funcionarios públicos y políticos. A menudo, los últimos se olvidan. Cualquiera que quiera luchar contra la corrupción y salvaguardar la integridad en la gobernanza no solo debe evitar que los políticos y funcionarios públicos acepten obsequios ilegalmente, sino que también debe luchar contra los ‘altos y poderosos’ que abusan de su poder y autoridad para otorgar privilegios como derechos sobre la tierra, permisos diplomas, dietas, dinero, contra recompensa.

En todo el mundo vemos, en general, que la aceptación de sobornos se denuncia públicamente. El parlamentario que acepta sobornos por usar su influencia y poder legislativo para respaldar propuestas rentables para algunos, es condenado en público por todos. Sin embargo, en privado, quienes se benefician de esas rentables propuestas elogian su enfoque como realista. Para ellos es el representante perfecto que reconoce que ‘no hay escapatoria a la corrupción, si no se quiere perder la lucha competitiva’.

Extorsión

Muchos de nosotros damos un paso más. No solo culpan a políticos y funcionarios públicos por aceptar sobornos de buena gana. También suelen alegar que quienes tienen autoridad en nuestra sociedad piden ser sobornados o nos dan la oportunidad de sobornar. Esto significa que la pregunta ‘quién tiene la culpa’, pasa de la persona que paga a la persona que extorsiona y recibe. Nuevamente sobre la base de la acusación: «No hay forma de escapar de ella, porque si no paga, es probable que se quede atrás».

Tal solicitud de un regalo puede ser incidental o general. Una práctica generalmente aceptada en Pakistanin los años noventa del 20 º siglo, por ejemplo, era que cada factura escrita por el gobierno se incrementó en un 7 por ciento, como un regalo para el funcionario público y / o un político en recompensa por el privilegio de ser permitido suministrar un producto o servicio. Naturalmente, además de eso, hubo pagos adicionales incidentales a modo de agradecimiento por los beneficios obtenidos.

En todas las sociedades se sabe, ya sea de forma pública o furtiva, qué funcionario público está abierto a transacciones con obsequios recíprocos. El obsequio por parte del funcionario puede implicar entonces considerar una solicitud con prioridad, o asignar un contrato, beca o empleo. El pagador potencial buscará su «presa»; buscará al político / funcionario público del que todo el mundo sepa que puede ser «comprado», que está dispuesto a romper las reglas a cambio de un «regalo». Por tanto, la reputación de la que goza un funcionario público o político es de gran importancia. Algunos nunca serán abordados con una ‘propuesta’, ya que los posibles extorsionadores o sobornadores saben que ellos (esos funcionarios públicos o políticos) no están abiertos a tales prácticas. Igualmente, en lo que respecta a algunas empresas comerciales,es un hecho conocido que no guardan dinero en efectivo para sobornos. Corren menos riesgo de ser víctimas de extorsión.

Lubricante de la sociedad

Muchos piensan que es necesario pagar sobornos para garantizar un funcionamiento más fluido de la sociedad. Piensan que sin un obsequio ocasional (por ejemplo, alrededor de Navidad y Año Nuevo), o de manera incidental (un obsequio con motivo de un matrimonio o cuando nace un niño) por ejemplo al celebrar un contrato para el suministro de un producto o un servicio, dichos contratos pueden perderse para ellos y pueden asignarse a otros.

Para sus propias empresas, eso equivaldría a una pérdida, lo que implicaría una pérdida del potencial de ventas, que no es para lo que trabaja ninguna empresa o empresario. Para los empresarios que desean asegurar las ventas, esos obsequios son un elemento de costo que tienen en cuenta por adelantado en sus precios. Como consecuencia, los productos y servicios cuestan innecesariamente más de lo que se necesita desde un punto de vista comercial, porque de hecho estos obsequios ya han sido presupuestados.

Si la corrupción se juzga únicamente sobre la base de la economía empresarial, macroeconómicamente le cuesta dinero a la sociedad, lo que debe considerarse una pérdida. Desde el punto de vista microeconómico, para el empresario soborno es rentable. El pagador de un soborno asegura una transacción deseada que, si se evalúa por motivos puramente comerciales, estrictamente hablando, debería haber sido asignada a otra persona. Eso perjudicará a los empresarios y las transacciones individuales; dañará la economía nacional y la economía mundial.

El hecho es que, al verse influenciados por el pago de sobornos, los compradores (¿los políticos, los funcionarios públicos?), A menudo no tomarán la mejor decisión, sino que tomarán una decisión inferior.

No es el mejor productor el que gana, y no es el mejor producto el que gana, sino la parte contratante entregadora que está dispuesta a «desembolsar» la mayor cantidad de dinero. Naturalmente, esos pagos adicionales terminarán en la economía de todos modos y, por lo tanto, son una carga desde un punto de vista macroeconómico, ya sea para el contribuyente o para el consumidor.

Un problema ético

El mero hecho de que tanto el pagador como el destinatario de los sobornos quieran mantener su comportamiento en secreto (y a menudo también lo consiguen) demuestra que dicho comportamiento generalmente se considera inadecuado. Muchos consideran que la corrupción es un problema ético, un problema de comportamiento. Y refiérase a ello como «pecaminoso», una «falta». Es un problema que debe resolverse mediante una «reforma» personal.

Aquellos que tomaron la iniciativa de establecer Transparencia Internacional (TI), la coalición global contra la corrupción, en la última década del siglo pasado, comenzaron a llamar a la corrupción ‘malas prácticas comerciales’, que es un juicio moral, no económico. Por el contrario, algunos en la comunidad empresarial consideran la corrupción como ‘buenas prácticas comerciales’, ¡ya que ganan más dinero utilizando la corrupción como herramienta comercial!

Durante los intentos iniciales de establecer TI, creció la percepción de que estábamos lidiando con un fenómeno económico y que «transparencia» debería ser la palabra clave.

Aún así, también existe un problema ético. La corrupción no es solo un fenómeno económico en cualquier sociedad o economía. No basta con llamarlo fenómeno económico; esto ignora la importancia más general de una sociedad libre de corrupción para todos los aspectos de la vida y para todos los grupos de población, pobres y ricos por igual. También ignora que el soborno siempre tiene lugar dentro de un determinado contexto social. Es un problema estructural en empresas donde el curso de las acciones no es transparente, donde no se observa la ley y no se monitorea el cumplimiento.

Un aspecto sorprendente de los desarrollos recientes en el comercio y la industria (y en la sociedad en general) es el hecho de que la ética ha vuelto a ser importante para el comportamiento empresarial. Los estándares y valores se consideran condiciones y características esenciales para la buena calidad de la ciudadanía, el espíritu empresarial y la gobernanza. Los conceptos «personas, planeta y beneficios» son ahora apreciados en todo el mundo en las empresas y, a menudo, se mencionan en sus informes anuales.

Enfatizan el hecho de que en una empresa comercial no solo cuenta la búsqueda de ‘ganancias’, sino que las empresas también deben tener en cuenta los intereses de las ‘personas’ en nuestra sociedad (personas, su personal, personal ejecutivo, accionistas, clientes, vecinos, etc.) y también el mundo físico que nos rodea, nuestro ‘planeta’, introduciendo una gestión económica de materias primas y energía, preocupación por el posible clima, prevención de residuos, tratamiento de residuos. Además de los resultados económicos y financieros de las decisiones empresariales, ahora también se identifica como importante el comportamiento social y ecológicamente justificable.

Haciendo hincapié en la «pecaminosidad» de la corrupción, tiene como objetivo mejorar especialmente el comportamiento individual y personal. El espíritu empresarial deficiente (en un sentido moral) debería mejorarse a nivel personal. Nuestro enfoque en las condiciones y las implicaciones del comportamiento corrupto apunta más bien a toda la estructura de la sociedad y la economía, y a las condiciones que existen dentro de esa estructura para prevenir y combatir el comportamiento corrupto y salvaguardar la integridad. El buen espíritu empresarial se juzga con respecto a su calidad en los tres aspectos: Personas, Planeta y Beneficio. La calificación ‘pobre’ no es un signo de pecaminosidad, sino una cualidad que significa un efecto adverso en los tres aspectos, no solo en la economía.

La corrupción es un fenómeno económico con aura ética.

Reducción de la pobreza.

La pobreza en el mundo a menudo se atribuye al fenómeno de la corrupción. ¿Eso es satisfactorio? ¿Es correcto y está probado que los pobres son más corruptos que los ricos? Entonces, ¿cómo es posible que algunos líderes políticos, como Suharto en Indonesia, Mobutu en el Congo y Abacha en Nigeria, pero también Kohl en Alemania y Mitterrand y Chirac en Francia, estén o estuvieran tan profundamente implicados en asuntos de soborno? Difícilmente se puede decir que padecen pobreza, ¿verdad? Tampoco se puede decir esto de los líderes empresariales, a menudo millonarios, si no multimillonarios, que están implicados en asuntos de corrupción con esos líderes políticos.

La explicación que se refiere a la reducción de la pobreza individual la dan especialmente aquellos que tienen un buen ojo para la corrupción entre el personal operativo inferior en el servicio gubernamental, en particular los empleados de oficina inferiores, oficiales de policía, oficiales de aduanas, militares, maestros, personal de admisión en hospitales, autobuses recaudadores de billetes, aparcacoches, basureros, etc., que a nivel operativo suelen tener buenas oportunidades de extraer ingresos extra o privilegios de decisiones que puedan tomar de importancia para los empresarios y ciudadanos. En consecuencia, estos tienen un cierto valor.

La explicación que se da de su comportamiento a veces corrupto es que se les paga mal y que, por tanto, se ven obligados a vivir de lo que pueden conseguir a través de sobornos. Entonces encaja en el cuadro que pinta esta explicación decir que este problema puede agravarse aún más si no solo sus salarios son bajos, sino que además no se les paga a tiempo.

Sin embargo, las investigaciones sobre el efecto del nivel de ingresos de que disfruta una persona proporcionan pruebas suficientes de que esta explicación no es correcta. Un salario bajo seguramente no implica automáticamente que, en consecuencia, la persona en cuestión sea corrupta. Lo que es mucho más importante para la prevención o la lucha contra la corrupción en un nivel inferior en todo tipo de jerarquías, es la claridad y transparencia de las reglas y del proceso de toma de decisiones, y el control que se ejerce sobre la aplicación de las normas. El pago oportuno de los salarios es una condición previa importante para evitar comportamientos corruptos.

Lo pequeño es hermoso

En el tratado OESO, elaborado con el propósito de combatir la corrupción, se ha dejado espacio para que los ciudadanos y las empresas realicen los llamados ‘pagos de facilitación’. Con eso se entiende cualquier pequeño pago a un funcionario público con el propósito de acelerar o facilitar una transacción, que en sí mismo está de acuerdo con las reglas y la ley. El ejemplo que siempre se da para ilustrar tal caso es el transporte de verduras frescas. ¿Se permite el pago de una cantidad insignificante de dinero al funcionario de aduanas que puede acelerar el control fronterizo de la carga perecedera en el camión o barco? No está haciendo nada ilegal, está haciendo lo que tiene que hacer, pero lo hace un poco más rápido o antes.

Como resultado, habrá una posibilidad considerablemente mayor de que estas verduras lleguen frescas al mercado. La suposición es que sin ese ‘pago de facilitación’, ese camión o ese barco puede quedar retenido por muchas más horas o incluso días, haciendo que la carga se estropee, lo que resultará en grandes pérdidas financieras.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Significado.Online